Consejos para disminuir la contaminación lumínica

La contaminación lumínica, es un problema que nos afecta a todos: humanos, animales, ecosistemas… de formas distintas pero igual de problemáticas, y resulta necesario crear conciencia sobre el creciente problema que es la contaminación lumínica, problema que no parece ser de mucha importancia para la sociedad en nuestros días.

Problemas de la contaminación lumínica

Este problema lumínico de contaminación, no sólo provoca una disminución en la visualización del hermoso cielo nocturno, el cual influye de gran manera en el horario biológico de todas las especies vivas de nuestro planeta, sino que la excesiva iluminación, genera insomnio en muchas zonas urbanas, confunde a muchos animales en sus procesos biológicos, y trae además algunos efectos para la salud visual de las personas.

Consejos para solucionar el problema de la contaminación lumínica

  1. Apaga las luces de exterior (terrazas, jardines, balcones…) puedes hacer uso de controladores de tiempo, o sensores de movimiento para asegurarte que las luces sólo se utilicen al momento de ser necesarias.
  2. Aprovecha al máximo la luz natural.
  3. Evita la emisión de luz hacia el cielo para disminuir el efecto de dispersión de la luz, lo cual genera un gasto de luz innecesario.
  4. Utiliza lámparas de espectro poco contaminante, como las de vapor de sodio.
  5. Crear un plan de iluminación para el alumbrado público.
  6. Concienciar a la sociedad sobre el actual problema que representa la contaminación lumínica.
  7. Restringir el uso de focos y haces de luz que son dirigidas hacia el cielo.
  8. Eliminar o sustituir las farolas esféricas (tipo globo o chupones) ya que generan más gasto de lo que sirven para la iluminación nocturna.
  9. Evitar el uso de publicidades excesivamente luminosas, que generan ruido visual, gasto de energía y más contaminación lumínica.