Alimentos y el ácido carbónico

Cuando el dióxido de carbono se disuelve en el agua, permite la formación del ácido carbónico. Un ácido débil que es mayormente utilizado por los mamíferos y fácilmente encontrado de manera natural en nuestro organismo, en algunos minerales y en bebidas carbonatadas. Igualmente podemos encontrar este oxácido en algunos alimentos fermentados, como un subproducto de la fermentación por parte de las bacterias.

Ácido carbónico en la naturaleza

Podemos encontrar el ácido carbónico de manera natural, en lagos, ríos, lluvia, océanos y algunos minerales, ya que el oxácido de dióxido de carbono, se forma cada vez que el CO2, que se encuentra en la atmósfera, entra en contacto con el agua.

Este ácido, resulta bastante débil, y debido al aumento de CO2 en la atmósfera, se ha incrementado también el ácido carbónico, provocando una acidez oceánica que ha crecido durante los últimos años.

Ácido carbónico en algunos alimentos

Como explicamos, el ácido carbónico también podemos encontrarlo en algunos alimentos fermentados, como un residuo de las bacterias que se alimentan de la comida en descomposición. Ejemplo de estos alimentos fermentados, son:

 

  • El chucrut.
  • Kimichi coreano.
  • Kéfir.
  • Yogur.
  • Salsa de soja.
  • Sopa de miso.

 

Ácido carbónico en las bebidas

Conocido también como solución de dióxido de carbono, el ácido carbónico es empleado a nivel industrial para producir el burbujeo en las bebidas gaseosas no alcohólicas, lo que contribuye a la acidez de las gaseosas.

Entre sus efectos más mencionados, hace eco la erosión dentaria, que realmente, pudiera verse más ocasionada debido a los azúcares refinados y ácido fosfórico de las bebidas, más que por el ácido carbónico.