Creo en la resurrección de la carne y la vida eterna

Cuando recitamos El Credo y decimos creer en la Resurrección de la Carne, es importante saber el significado estas palabras para la fe cristiana. Los cuerpos de las personas, tanto buenas como malas, condenadas o salvadas, resucitarán y volverán a unirse con sus almas para toda la eternidad.

¿Por qué pedimos la resurrección de la carne?

“No se asombren de esto: llega la hora en que todos los que están en los sepulcros oirán mi voz. Los que hicieron el bien saldrán y resucitarán para la vida; pero los que obraron el mal, resucitarán para la condenación”. (Jn. 5, 28-29).

CREDO DE DIOS

 

Entonces, cuando rezamos y ponemos nuestra fe en El Credo que es la base de la religión católica y muestra de una manera un resumida todo lo que concierne a la fe cristiana, hablamos de la Resurrección de la carne haciendo referencia al cuerpo, lo que en el ser humano no es espiritual. Es eso lo que llamamos a resucitar, pues el alma que es espiritual, siempre está viva.

Dios Padre Todopoderoso nos promete la vida eterna

El ser humano, tiene un constante deseo de perdurar o de existir para siempre, pero en esta frase que podemos encontrar en El Credo, no significa gozar únicamente de una existencia eterna, sino vivir en la permanente compañía de Dios, en un estado de comunión duradera con Él. Por eso creemos en la vida eterna, es el regalo que Dios Padre Todopoderoso nos promete desde nuestro nacimiento en el mundo terrenal, y tal como dijo San Agustín: “Nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto, hasta que descanse en ti”. (Confesiones I, 1, 1).